Blogging

Las 5 fobias del blogger novato

Fobias del blogger novato

¿Estás a punto de lanzar tu blog pero estás, literalmente, acojonado?

 

¿Un sudor frío te recorre la espalda al pensar en publicarlo?, ¿te sientes tan petrificado que parece que la mismísima Hermione te ha lanzado el conjuro Petrificus Totalus?

 

¡Amigo mío! Estás sufriendo lo que se denomina fobia (aversión obsesiva a alguien o algo o como temor irracional compulsivo) Y todos, en algún momento de nuestra vida y en mayor o menor medida, lo hemos padecido (yo misma he tardado más de un año en lanzar este blog)

 

¿Te apetece conocer las fases por las que he pasado hasta publicar esta web? ¡Sigue leyendo y aprende a superar esos miedos que te bloquean! Cuando quieras darte cuenta les estarás haciendo una peineta.

 

Los 5 bloqueos de los bloggers novatos

 

#1 Decidofobia: deshojando la margarita eternamente

(fobia a tomar decisiones)

 

La vida es una continua toma de decisiones.

 

Unas serán más importantes como cambiar de trabajo, traer un enano al mundo o firmar una hipoteca.

 

Otras (dependiendo del ojo que mire) serán más superficiales, como intentar combinar los zapatos con el bolso, elegir entre Big Mac o Whopper o hacer una sesión friki de Matrix o Alien un domingo por la tarde.

 

En mi caso, la idea de crear un blog me rondaba la cabeza desde hacía tiempo pero nunca terminaba de dar el paso. En muchas ocasiones pensaba que hiciera lo que hiciera la decisión nunca sería la correcta.

 

Pero afortunadamente conté con el apoyo y la santa paciencia de varias personas de mi entorno. Así pasé de trastear con un blog gratuito a contratar un dominio propio y empezar a construir mi personal branding.

 

¿Sabes una cosa? Resulta muy cómodo sentarse delante de la tele o el ordenador y rascarse las pelotis a dos manos (pim pam, de izquierda a derecha) Y no te digo nada sobre criticar sin reconocer el esfuerzo que suponen ciertas cosas… ¡es el deporte nacional en este país!

 

En cambio para tomar decisiones, equivocarse, aprender y volver a empezar hay que echarle narices. Así que, ¿por qué no dejas de deshojar la margarita? Al menos podrás decir que lo has intentado. Y los demás que sigan con su peloteo repanchungaos en el sofá.

 

No puedes estar eternamente deshojando la margarita

 

#2 Metatesiofobia: ¡al escondite inglés sin mover las manos ni los pies!

(fobia a los cambios)

 

Y siempre surgen las dichosas preguntas a las que no encontramos (o no queremos encontrar) respuesta: ¿de dónde voy a sacar el tiempo?, ¿cómo voy a organizarme?, ¿cuándo y sobre qué voy a escribir?

 

Los cambios nos irritan, nos provocan un tic en el ojo y sacuden nuestra preciada zona de confort. Esa zona tan cómoda que protegemos como Gollum protegía su tesoro.

 

Y la cruda realidad es que somos vaguetes por naturaleza y queremos conseguir nuestros objetivos sin sudar ni marcharnos las manos.

 

Me voy a poner un poquito clásica y te dejo con este idea de (atribuida a) Mark Twain:

Dentro de veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por aquellas que sí hiciste. Así que suelta amarras, navega lejos del puerto seguro. Atrapa los vientos alisios en tus velas. Explora, sueña, descubre.

   

Es normal que te asalten las dudas pero los cambios no tienen porqué ser negativos.

 

Cada persona tiene su propia velocidad de adaptación y ya que has tomado la decisión de evolucionar, hazlo a tu propio ritmo y cuando te sientas preparado.

 

Porque no por ir más rápido eres mejor, ni por ir más lento o ser más cauto estás menos capacitado, ¿capito?

 

En mi caso, me he sentido con fuerzas para afrontar los cambios a raíz de una nueva situación laboral (y en consecuencia personal) Sí, he tardado más de un año, y tiene delito, pero ahora estoy segura de que éste es mi momento.

 

¡Lánzate al mundo del blogging!

 

#3 Atiquifobia: con la capa de invisibilidad a cuestas

(fobia al fracaso en los propósitos o metas)

 

Y después de pasar por las anteriores etapas, le llega el turno al fracaso.

 

Para un blogger esa fobia se materializa en la ignorancia. Vamos, que uno de los mayores batacazos que te puedes llevar es que sólo te lea tu madre (y por compromiso paternofilial, claro está)

 

Sentimos auténtico pánico a fracasar: a que nadie nos busque, nos encuentre (¡puñetero SEO!) o nos siga. En resumen: a ser ignorados por la gran masa.

 

Y aunque el objetivo de nuestra bitácora no sea la fama y la fortuna, el hecho de no destacar ni ser una referencia para una pequeña comunidad de seguidores es como caminar por una ciudad desierta, como deambular con la pesada capa de invisibilidad de Harry Potter sobre tus espaldas.

 

Así que, ¿qué tal si pruebas a establecer unos objetivos claros y realmente alcanzables (y por supuesto medibles y comparables)?, ¿por qué no ir paso a paso, poco a poco?

 

Quizá las expectativas que los demás tienen puestas en ti sólo sean el reflejo de unas aspiraciones demasiado pretenciosas para un novato.

 

Poner las miras demasiado altas puede significar una eterna agonía de algo inalcanzable y, en consecuencia, de un continuo fracaso (ante los demás pero, sobre todo, para ti)

 

Por supuesto: sueña, imagina, fantasea, ilusiónate…. eso te mantendrá fresco y vivo. Pero siempre teniendo claro que para vestir el maillot de lunares tendrás que superar varias etapas de montaña.

¡Recuerda… nadie es perfecto!


 

#4 Atelofobia: nobody’s perfect

(fobia a ser imperfecto o a no alcanzar la perfección)

 

Después de varios (y desesperantes) meses puedo decir que… ¡el peor crítico eres tú mismo! Y es que me he empeñado durante mucho tiempo en dejar las cosas niqueladas pero, ¡qué coño!, ¿acaso la perfección existe?

 

No sé la de veces que he cambiado el theme del blog, la de veces que me han surgido ideas y he desechado después (vete tú a saber por qué), la de ocasiones que he reescrito un párrafo, una y otra vez, una y otra vez…. como Bill Murray en Atrapado en el Tiempo. ¡Joder, he estado trece meses atascada en el Día de la Marmota!

 

Hasta que me he dado cuenta que buscar la perfección es un verdadero grano en el culo. Como reflexión te dejo varias frases para sacarte de ese día amarmotado…

Procurando lo mejor estropeamos a menudo lo que está bien. William Shakespeare

Hemos de saber anticiparnos a encontrar lo cómico que haya en nosotros. Así podremos evitar que otros se burlen de nuestra escasa perfección. Noel Clarasó

Una vez que aceptas que no eres perfecto, es cuando desarrollas cierta confianza. Rosalynn Carter  

El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse. Winston Churchill  

Nadie puede hacerlo todo siempre mal, no existe tal perfección. John Seymour  

La perfección es una pulida colección de errores. Mario Benedetti

 
  

¡Date un respiro, mi pequeño padawan!

 

#5 Catagelofobia: sinceramente, dime lo que piensas… o mejor, no

(fobia a las opiniones de los demás)

 

El que decide meterse de lleno en el mundo 2.0 tiene, por suerte o por desgracia, una caja de resonancia bru-tal con la que expandir sus ideas.

 

Pero amigo, se trata de una arma de doble filo con la que hay que saber lidiar: tus padres, tus amigos o tu pareja te pueden regalar los oídos (que de vez en cuando no está mal, claro)

 

Pero tu mami no estará ahí fuera, ratón y teclado en mano, como el mejor de los community manager para defender tu honra bloguera.

 

Lo realmente importante es saber encajar las opiniones o las críticas de los demás. Y hay que tener claras varias ideas para poder superar este miedo:

  • Las opiniones son libres: ¿te gusta hacerte oir? A los demás también. No seas egoísta.

  • Una opinión o crítica no tiene porqué ser negativa: todo depende de cómo se enfoque. Saca el lado positivo y transfórmalo en algo constructivo. Este lema es como una crema antihemorroidal: alivia una barbaridad.

  • Si pretendes dedicarte al mundo del blogging (sea de la temática que sea), los comentarios y críticas van en el mismo paquete. Si no estás dispuesto a soportarlo más vale que metas la cabeza en un agujero cual avestruz.

    Y aún así, seguro que alguien criticará la parte visible, o sea, tu trasero.

  • Si una amorosa criatura te hace una crítica sin una pizca de educación, ya sabes, no alimentes al troll. Sólo responde educadamente. Y si se empeña en fastidiarte la existencia, asume que los tontacos son como las meigas, haberlas haylas.

  • Personalmente, me gusta bucear entre los comentarios y opiniones de los post que leo. Los diferentes puntos de vista y el intercambio de ideas entre autor y lector son una gran fuente de aprendizaje. Así que no te lo tomes como un duelo al amanecer entre dos pistoleros del far west.

 

Acepta las críticas porque nadie es perfecto. Ni siquiera el que te las hace. -          

 

 

En definitiva…

Como ves, son varias las etapas de Defcon 1 por las que pasa un blogger novato hasta que se lanza a la aventura. Lo importante es caminar poco a poco y aprender de todo lo que te vas encontrando por esa carretera.

 

Seguro que con paciencia logras subir cada puerto de montaña y alcanzar ese objetivo final que te has propuesto. Recuerda que nadie nace sabiendo y que hasta los más veteranos e influyentes han pasado por algo parecido.

 

¿Y a ti, qué miedos te asaltaban cuando empezaste en esto del blogging (o en cualquier otro proyecto)?, ¿qué consejos le darías a los que se estrenan en el mundo online? ¡No dudes en dejar tu comentario! (prometo tomármelo bien, cabroncete 😎 )

 

Imagen de cabecera: Gratisography.com

Imágenes de viñetas: Freepik.com

 

 

Autor

Bea Peña

Soy periodista de vocación, marketera por una carambola del destino y madre de esta criatura llamada Maycom Tales. Curiosa empedernida, me gusta irme a la cama con una nueva lección aprendida.
Mi sueño es sentarme en un escalón cualquiera de Nueva Orleans y escuchar los acordes de una armónica y una guitarra tocando el blues más puro.

¿Me cuentas algo?

Información acerca de la Política de Privacidad de este blog

Responsable: ¡Yo misma! Beatriz Peña García.

Finalidad: necesito estos datos básicos (nombre y mail) para moderar y responder los comentarios que dejes en este post.

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: tus datos serán alojados en los servidores de Raiola Networks (mi proveedor de hosting) y que cumple con el RGPD.

Tiempo de conservación de tus datos: en cuanto me lo pidas, los elimino ¡sin más!

Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos en cualquier momento, así como a presentar una reclamación ante la autoridad de control (AEPD)

Información adicional: puedes consultar info detallada sobre Protección de Datos Personales en mi web + info

8 comentarios

  • Hola Bea
    Me encanta la cita de Skakespeare, es verdad que el afán perfeccionista paraliza. Al final el blogging tiene un punto muy pragmático. Hay que desdramatizar nuestros miedos, dando contenido GRATIS, con todo el esfuerzo que ponemos (y dinero), nos van a criticar?
    Eso es como ir a un restaurante, comer por la gorra y encima quejarte de que la comida estaba salada o que el camarero tardaba en servirla.
    Creo que eso se percibe claramente y si te encuentros un troll en realidad queda retratado sin que tengas que hacer nada.
    Para mi la mayor barrera es la tecnológica. Y lo digo hoy que tengo la página sin servicio y me cag…..me voy al wc.
    Un abrazo!

    • ¡Hola Diego!
      ¡Qué bueno tenerte aquí después de lo abandonado que tengo, joder! Tengo pendiente lo tuyo, pero esta semana voy un poco de cabeza. Si puedo lo dejo programado mañana (pero te aviso con lo que sea, OK?)

      Yo soy terriblemente perfeccionista y mi mayor crítica. Hasta que me dí cuenta que llevaba meses sin moverme por buscar y encontrar el mejor resultado (bueno, lo que creía yo que era mejor, claro)

      A mí me aterraban los trolls. Tenía tal sensación de inseguridad en el cuerpo que decía: ¿y qué hago yo si me entra un descerebrado? Y como dice el refranero español (muy sabio, por cierto): la veteranía es un grado. Y con el paso del tiempo y sin ser consciente de ello eres capaz de plantar cara al troll más troll, jajaja!!

      ¿Tienes las página sin servicio?, ¿what’s happend? No te preocupes. De esto te reirás en unos días (o semanas) Si te puedo echar un cable, ya sabes. Que yo no soy ingeniera, pero de romper cosas sé un rato, jejeje!!

      Un besazo amigo y te tengo en mis pensamientos. Te lo juuuurooooooo!!

  • Hola Bea!

    La verdad es que he pasado por casi todas! Jajaja La primera, horrible. Cuánta duda, cuánto quebradero de cabeza, cómo cuesta a veces tomar decisiones. Los primeros artículos que he escrito en el blog están dedicados a todas esas personas con dudas, para intentar ayudarles a tomar la decisión. Uff, no miro ni de reojo aquellos días.

    Los cambios quizás sea la que menos me haya afectado. También es cierto que llevo varios años de muchos cambios en mi vida… ¡O será que me va la marcha! 😉

    La perfección no existe pero cada día hay que intentar hacerlo mejor. Siempre me ha dado mucho miedo defraudar en el trabajo… Y eso me lleva a mirar todo una y otra vez. ¿Y si lo otro funciona mejor?, ¿y si pruebo lo otro? Creo que eso ya no se me va a quitar…

    Lo de las críticas me genera dudas. Me gustan porque me hacen crecer, mejorar; pero alguna me metió un tambaleo en las piernas que no veas… Asustan pero sí, son necesarias…

    Un abrazo Bea!

    Cova

    • Hola Cova!!
      Te voy a dar el premio a la comentarista del mes… qué grande Covita!
      A mí me costó la vida lanzar el blog. De hecho, aunque esta entrada fue la primera y la publiqué en octubre del año pasado, yo llevaba con el dominio y el hosting contratado desde el verano del año anterior (agosto de 2013)… ¡manda huevos!
      Y aún así, mi lanzamiento “oficial” no fue hasta enero de este año cuando publiqué una entrada por cada categoría creada. Me asaltaban tantísimas dudas y miedos que estaba literalmente acojonada.

      Pero el mundo del blogging es maravilloso. Tal y como decías en tu respuesta en tu post, te encuentras con muchísima gente que quiere ayudarte y hay muchísimo compañerismo y eso te ayuda y te anima a seguir.

      Además es algo que engancha. Una vez que has comenzado a publicar y ves que poquito a poco vas recogiendo frutos, conociendo a gente, aprendiendo cada día mil cosas… ya no puedes parar. Y casi sin darte cuenta vas mejorando y perfeccionando todo.
      A mí, por ejemplo, se me caía la baba viendo las infografías que publicaban los demás y poquito a poco he ido perfeccionando la técnica. No es que las que hago ahora sean la caña de España, pero veo la evolución desde que comencé y estoy muy contenta porque he aprendido mogollón de cosas por el camino. ¡Y con la idea de seguir mejorarando, por supùesto!

      A mí ahora las críticas me importan menos porque sé cómo afrontarlas, pero al principio no sabía qué debía hacer o decir. Era más bien miedo a no saber cómo contestar que al hecho de recibirlas.
      Las críticas, siempre que se hagan desde el cariño y respeto, son la mejor manera de evolucionar y mejorar. A veces nos cegamos en algunas cosas y necesitamos un pequeño tirón de orejas para darnos cuenta de los fallos que cometemos. Pero siempre desde ese respeto y cariño del que hablo.

      Ánimo, pequeñina!! Seguro que tu blog va a petarlo. Tu estilo es muy particular y eso va a ser lo que va a marcar la diferencia.

      Un besazo!!!

  • Hola Bea (Beatriz),

    Un saludo caluroso para ti amiga Bea…

    Pasé por este post, y sentí obligadas ganas de saludarte, más allá de hacer un comentario, que al final es un comentario, en fin…

    Pero antes de comentar, clickeé otro post, y pues caí en otro tan genial como el de tu solicitud de empleo, quiero trabajar en una empresa y todo aquello… que por demás disfrutè un montón, tanto por tu dispar forma de contar como por el contenido como tal…

    Volviendo a este post, no es nada difícil identificarse a medida que vas saltando de línea en linea, y yo como despistado, a veces vuelvo atrás para reiterar algunas ideas, que se quedan enredadas en algun lado de la mente. Para reirme de aquello de: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, mas cuando apenas llevo unos meses pocos meses con mi blog y dandole cierta formalidad, ademàs de disfrutarlo y de vivir eventualmente cada uno de esos síndromes del bloggero neonato.

    En fin, gracias por tan amena forma de orientar, y dejar tu experiencia para el crecimiento de los demas y de los que te lean… saludos y desde Venezuela, un gran abrazo Bea.

    • Hola Javier!
      Creo que es uno de los comentarios más bonitos que me han dejado. Muchísimas gracias por tu palabras! No sabes lo feliz que me hace que te haya gustado. No me tienes que agradecer nada, al contrario. Soy yo la que se siente en deuda por recibir tanto cariño.

      Es increíble cómo el mundo del blogging es capaz de conectar a las personas y hacerlas sentir como si se conociesen de toda la vida. Te puede asegurar que ese cariño y esos abrazos no se han perdido por el camino y me han llegado intactos!

      Ánimo, mucho ánimo con el blog! Los primeros meses son un poquito más difíciles por el deseo de agradar y de hacer crecer tu propia comunidad. Pero lo que ahora siembres lo recogerás en un futuro no muy lejano.

      Gracias, de verdad, por tus preciosas palabras. Un abrazo desde España Javier!!

  • Hola,

    Genial articulo!!..Muchas felicidades por la manera de transmitir, por la sencillez, por lo ameno del lenguaje y del entendimiento. Inicié el blog hace unos dos meses, no sin antes haber pasado por todo lo que comentas. Ahora también llevo como un par de semanas sin escribir pues me he quedado un poco bloqueado. Los 5 post que escribí fueron escritos de mente y sin ninguna fuente de información. También tengo que decir que estoy probando la versión gratuita como comentas tu y a demás, debido a esto, no estoy escribiendo del tema que más me agrada.

    Saludosss

    • ¡Hola Fidel!
      Me alegra mucho que te haya gustado el artículo ¡Muchas gracias por tus palabras!
      Parecemos unos bichos raros con tantos miedos y fobias, ¿verdad? La gente puede entender que pasemos miedo, pero no termina de comprenderlo del todo. La conclusión que yo he ido sacando de todo esto es muy positiva: y es que lo que estamos haciendo nos importa muchísimo. Eso es bueno porque quiere decir que estamos implicados con nuestro nuevo proyecto. Aunque, claro está, hay que saber cuándo levantar el freno para poder avanzar.

      Soy un poco curiosa y me he pasado por tu blog, jeje. Veo que la temática gira más bien hacia reflexiones y consejos sobre actitudes y pensamientos ante determinadas situaciones. Vamos, lo que ahora se llama de una manera muy pija “coaching”. Lo que me gusta es que terminas los post siempre con un mensaje positivo y eso deja muy buen sabor de boca. En serio.
      Es un tema muy interesante, pero te aconsejo que vayas encauzando tu blog hacia la temática que más te guste para poder plasmar ese sentimiento en tus textos y salir del bloqueo que me cuentas.

      A mí me pasó algo parecido y después de los primeros post sentí que me había vaciado (creo que me entiendes perfectamente, jeje) No te preocupes. Es normal. Para crear el blog tienes X ideas en la cabeza y una vez las has plasmado en los post, parece que no tienes nada más. Pues ánimo que tienes mucho de dónde sacar: anota cualquier idea que se te pase por la cabeza, piensa en experiencias que hayas vivido y que le puedan ser útiles a los demás, lee blogs de lo que quieres escribir y toma nota de cómo lo hacen… esto último como fuente de inspiración y siempre buscando un punto innovador y diferenciador para tu blog.

      Hace poco escribí un post titulado “8 tips para sacar músculo a tu imaginación bloguera” Pásate por allí, a ver si esos consejos pueden ayudarte un poco a salir de ese bloqueo.

      Y ánimo Fidel, Que si se quiere, se puede. Y si tienes la ilusión de sacar un blog adelante, puedes conseguirlo. Sólo es cuestión de tiempo.

      Mil gracias de nuevo por pasarte por aquí!!
      Un saludo!!